Buscar vacantes

Queremos conocerte
un poco más

¡Último paso!

Dinos cuando terminaste o terminarás tus materias/estudios.

Ingresa el mes y año de terminación

¡Felicidades!
Tu cuenta ha sido creada

Busca en tu bandeja de entrada
(o correo no deseado) nuestro correo con
instrucciones para completar tu registro.

Si no aparece el correo en tu bandeja
revisa en tu carpeta de SPAM

Consigue tu Puesto 1

Encuentra tu primer empleo, prácticas profesionales o servicio social




Resultados de búsqueda


Auxiliar Reclutamiento y selección

empresaCiudad de México, Iztacalco
reloj

09:00 - 14:00

Empleo

Profesionista de alto desempeño, mercadotecnia y nuevos negocios

empresaCiudad de México, Miguel Hidalgo
reloj

08:30 - 18:30

Empleo

Becario de Risk Intern CLIP

empresaCiudad de México, Coyoacán
reloj

09:00 - 15:00

Prácticas

Becario de Transportation Management- SCHNEIDER

empresaNuevo León, Monterrey
reloj

08:00 - 14:00

Prácticas

Becario de Contabilidad-RH. DENKO Monterrey N.L

empresaNuevo León, Monterrey
reloj

08:00 - 14:00

Prácticas

Asesores Financieros Inbursa

empresaEstado de México, Tlalnepantla de Baz
reloj

11:00 - 16:00

Empleo

no hay nada

7 razones para trabajar en el área FinTech

El área FinTech va en aumento en México, tan sólo de mayo a noviembre de 2016 tuvo un crecimiento del 23.4%. Pero realmente, ¿qué tanto sabes sobre la tecnología financiera? La palabra “FinTech” hace referencia a todas las empresas, compañías o startups que están innovando en el área de servicios financieros gracias a los avances tecnológicos (transacciones, pagos, banca online, financiamiento colectivo, monederos digitales etc.) Todas estas empresas generan nuevas alternativas para los usuarios que no pueden acceder a los servicios financieros tradicionales por el difícil acceso que presentan. A continuación te daremos algunas razones por las cuales deberías involucrarte profesionalmente en el área FinTech. ¡Echa un vistazo! México es el país #1 de Latinoamérica con mayor número de startups fintech. En total son 168 empresas de tecnología financiera, dejando atrás a Brasil con 130 empresas. FinTech fomenta la inclusión financiera, ya que ayudan al crecimiento de pequeñas y medianas empresas. Durante 2015, la inversión en tecnología financiera en México ascendió a los 40 millones de dólares. ¡Es un sector optimista y con una gran visión del futuro! Se espera que en los siguientes 10 años abarquen un 30% del mercado bancario en México. El gobierno mexicano trabaja actualmente en la “Ley FinTech” y se prevé que, con esta legislación, el potencial de la industria crezca mucho más gracias a futuras inversiones. Ingenieros, actuarios, mercadólogos, diseñadores y administradores son contratados frecuentemente en las diferentes áreas de estas empresas por el constante cambio tecnológico y crecimiento que están teniendo. FinTech se adapta a los cambios y necesidades de las personas. Su principal misión es revolucionar e innovar en comparación de la banca tradicional. El trabajo dentro de estas empresas es divertido y acelerado, ya que al ser pequeñas compañías tienen que estar creando servicios y cambiando productos financieros en tiempo récord. Si te apasiona el emprendimiento, finanzas y además quieres trabajar en una empresa joven, innovadora y con tecnología de primer nivel; involúcrate en el área FinTech para descubrir la gran oportunidad de crecimiento profesional y aprendizaje que tiene este sector para ti. 

no hay nada

¿Sabes cómo volverte indispensable en el trabajo?

La competencia laboral va en aumento, cada vez más las empresas exigen perfiles más complejos con diversas competencias, actitudes y habilidades que hagan más productivos a sus empleados. Por esa razón no basta con que cumplas con tu horario de trabajo, necesitas ser propositivo e innovador, además de actualizar tus conocimientos constantemente para asegurar tu puesto, posteriormente crecer profesionalmente y volverte indispensable. Ocúpate en asegurar tu futuro en el trabajo y obtener alguna promoción, pon en práctica los siguientes tips que te ayudarán no sólo a asegurar tu lugar en la empresa, sino también a desarrollarte como profesional. Una actitud positiva es primordial para el éxito. Tu actitud afecta todos los aspectos de tu vida y ayuda a ver oportunidades que antes no conocíamos. Mantener una actitud positiva favorecerá a que disfrutes el trabajo y des mejores resultados. Sé perceptivo a las necesidades de la empresa. No se trata de que trabajes más duro o más horas a la semana, es un tema de compromiso e iniciativa enfocada a las necesidades de la organización. No solamente ofrezcas una solución, debes ser la solución. Adaptación. Las personas que dicen “esa no es mi responsabilidad”, o “no es parte de mi trabajo” sólo muestran poco empatía y disposición de colaborar. En el momento que sea necesario actuar, deberás hacerlo aunque esté fuera de lo que estás acostumbrado. Supera las expectativas. ¿Estás cómodo con las tareas que realizas? Bueno, es tiempo de desafiarte un poco. Seguramente podrás encontrar alguna actividad o tarea que sabes hacer porque la realizaste en otro trabajo, pasantía o en la universidad. Puedes conversar con tu superior y proponerle ayudarlo en eso. Los jefes se fijan en la disposición de sus empleados, así ellos se darán cuenta de que eres una persona que resuelve. Mantente al día, especialmente con la tecnología y últimas tendencias en tu área. Ambas siempre están en constante cambio, por lo que, si estás continuamente aprendiendo, seguirás siendo muy valioso en la empresa. Hacer que el trabajo de tu jefe sea más fácil. Piensa en formas de ayudarle. Esto no solo construye una relación de confianza, también contribuye a incrementar tu valor en la empresa. Demuestra interés por tu formación. Casi todas las empresas tienen programas de capacitación para sus empleados. Toma la iniciativa de ir al área de Recursos Humanos y preguntar qué cursos tienen disponibles para contribuir con tu formación profesional. Sé amable, dispuesto a ayudar a los demás. Busca ser una persona clave, orienta a los demás cuando lo necesiten, a pesar de que ésta no sea tu función. No pierdas la humildad, tu jefe lo apreciará como una contribución al equipo. Estar comprometido. Parecería obvio, pero lo que demuestra si una persona es indispensable o no, es la ética de trabajo y el compromiso con la calidad. Debes ser el mejor en lo que haces. Nadie es imprescindible, pero si quieres conseguir que tu jefe y la empresa piense dos veces antes de prescindir de tu trabajo, puedes poner en práctica estos consejos y compartirnos tu experiencia.

no hay nada

¿Crisis de desempleo por crisis educativa?

Uno de los temores más frecuentes entre los jóvenes que salen a pedir trabajo por primera vez, es el rechazo por la ya tan conocida frase “No tienes experiencia” que, por más que suene trillado, sigue siendo una realidad en el mundo laboral actual. Basta con saber que nunca antes has cotizado en el IMSS para determinar una idea aproximada de cómo te podrías desenvolver bajo presión, qué conocimientos técnicos posees o con qué conocimientos funcionales tienes. Y al pensar en ello, normalmente se puede culpar a las empresas de no querer integrar al talento universitario, pero ¿Podrían las universidades tener algo que ver con el desempleo? Un reporte de la Stanford Social Innovation Review sugiere que sí. En el tiempo de nuestros padres, se buscaban habilidades técnicas e informáticas en concordancia con los grandes saltos tecnológicos que sucedieron en las últimas décadas del S.XXI y que hoy dan vida a grandes como Apple o Microsoft, algo que las universidades continúan incorporando, pero en la actualidad, las empresas buscan una combinación adicional de habilidades sociales como la resolución de problemas, el trabajo en equipo, la empatía y la inteligencia emocional. En pocas palabras, podrás tener conocimientos técnicos esenciales, pero si no puedes abordar el trabajo de manera adecuada, no eres atractivo Aunque si bien es cierto que, los empleos generados en tiempos recientes son insuficientes para satisfacer la demanda de jóvenes que han ingresado al mercado laboral, también es verdad que, los planes de estudio, de los centros de educación superior, no están incorporando la adquisición de habilidades sociales como eje medular de la formación universitaria, sobretodo en redacción, creatividad y emprendimiento social; una brecha que es aún más grande entre las universidades públicas que en las privadas. Ante tal escenario, lo que muchos jóvenes optan por hacer para abatir la falta de experiencia al egresar, es combinar el trabajo con los estudios. Trabajar mientras se estudia, ¿Alternativa? En conjunto con la adquisición de experiencia, la generación de ingresos adicionales para solventar los gastos de la licenciatura puede llevar a la conclusión de que combinar ambas actividades es una buena idea para los universitarios, sin embargo, tiene algunos inconvenientes, como el aumento del estrés, la posible disminución del rendimiento académico y un menor tiempo disponible para actividades recreativas, además, las situación se torna más compleja cuando el trabajo no guarda relación alguna con lo que estudia el universitario. La Encuesta Nacional de Egresados primera edición, del Centro de Opinión Pública Laureate México, estima que la mitad de los egresados universitarios en México trabajó mientras estudiaba la licenciatura. Lo que quiere decir que no es una cifra menor sin importancia, pues sugiere que las universidades deberían de voltear a ver hacia este lugar en aras de conseguir una reforma al modelo de enseñanza, para poder lograr un equilibro entre la vida persona, la escuela y el trabajo, porque, si bien cuando se piensa en un estudiante intuitivamente se asume que dedica tiempo completo y de manera presencial a la academia, la realidad es que 1 de cada 2 universitarios no lo hace, por ello deben de abordarse opciones como por ejemplo, la inclusión de programas de enseñanza a distancia o por internet. De la misma manera, el Centro Laureate concluye que se necesita una profunda reforma que rompa el paradigma de la educación universitaria y el mundo laboral, es decir, un programa eficiente de gestión de talento entre las empresas y universidades, que beneficie a los estudiantes con la posibilidad de realizar pasantías para la adquisición de experiencia dentro de los líderes de la industria con un beneficio mutuo de las ideas e innovación de la juventud pero que también las universidades, sobre todo las públicas, pero esto sólo se logrará con una convergencia de ambas partes en beneficio de los universitarios y recién egresados reformen sus planes de estudio para dotar a los jóvenes de habilidades como la empatía o el liderazgo y permitan ser flexibles de manera que exista un equilibrio entre la escuela y el trabajo. ¿Crees que sea posible romper el paradigma de la educación laboral en nuestro país? Deja tus comentarios y no olvides responder la Encuesta Nacional de Egresados 2017